La luz pulsada intensa o IPL (del inglés “Intense Pulsed Light”) se utiliza para mejorar manchas, lesiones vasculares y flaccidez, proporcionando un rejuvenecimiento global y uniforme del rostro, cuello, escote e incluso manos.

La LPI utiliza pulsos de luz que, sin dañar la piel, penetran en los tejidos y son absorbidos por los vasos dilatados y por el pigmento de las manchas. La energía de la luz actúa en las capas más profundas para mejorar gradualmente la tonalidad y textura de la piel, eliminar las manchas, enrojecimientos, poros dilatados, arrugas finas y dar luminosidad.

Es un tratamiento no agresivo que permite realizar varias sesiones. Se realiza utilizando un gel frío sobre la zona que permite la transmisión de la energía de la luz y un sistema de enfriamiento que protege las capas más superficiales de la piel. En función del tamaño de la zona a tratar el procedimiento puede durar desde 30 minutos hasta una hora. Después del tratamiento el paciente puede incorporarse a su vida normal.

Los resultados son evidentes desde la primera sesión aunque las mejoras se perciben de manera progresiva. En primer lugar, desaparecen las manchas y enrojecimientos y así la piel va recuperando un tono mucho más uniforme. A medida que avanza el tratamiento se va notando una mejoría general en la calidad de la piel.

Reserve su turno llamando al (0299)4426587 o al 155107371 o realice su consulta aquí.

[button href=”http://clinicapiel.com.ar/contacto/” size=”medium” color=”#bd8cbf” textcolor=”#ffffff”]Consultá ahora![/button]