La criocirugía (cirugía por congelación) consiste en la aplicación de nitrógeno líquido sobre una lesión cutánea durante un tiempo determinado con la intención de curarla. Es un procedimiento muy rápido y muy resolutivo. Las células humanas funcionan en un rango de temperatura que oscila sobre 35 y 40 ºC. La criocirugía utiliza una fuente de frío para conseguir la congelación controlada del tejido neoplásico para su posterior desaparición.

Está indicado en tumores benignos, lesiones premalignas y algunos tumores malignos superficiales. Es un método que no nos permite controlar los márgenes laterales y de profundidad de la lesión que se elimina. Es por esta razón que no se utiliza habitualmente en el tratamiento de los tumores malignos. Es una técnica quirúrgica ideal para la eliminación de, por ejemplo, verrugas vulgares, queratosis seborreicas y acrocordones, obteniéndose habitualmente buenos resultados cosméticos.

Es un tratamiento que se realiza ambulatoriamente (sólo en un centro autorizado) y no necesita hospitalización.

El tiempo de recuperación (cicatrización por segunda intención) depende de la lesión y de la extensión tratada, pero en general es superior al de las otras técnicas (una media de 3 semanas). Los resultados son habitualmente muy buenos tanto a nivel clínico como estético.

Reserve su turno llamando al (0299)4432095 o al 155107371 o realice su consulta aquí.